Compare Listings

El vecino vuelve a ser dueño de su ciudad

El vecino vuelve a ser dueño de su ciudad

El vecino vuelve a ser dueño de su ciudad

Se cumplen 10 años desde que el Ayuntamiento de Cartagena acometió la peatonalización de la mayor parte de las calles del centro histórico de nuestra ciudad. Es un buen momento para reflexionar sobre las ventajas e inconvenientes de esta decisión.

El primer concepto que suele salir a colación cuando se habla de accesibilidad y movilidad en los centros históricos es el de la peatonalización. En realidad se trata de una fórmula tan generalizada que se ha convertido casi en un equipamiento normalizado de las ciudades europeas. Rolf Monheim, un clásico del estudio de las zonas peatonales alemanas dijo al respecto: «una ciudad sin áreas peatonales representativas parece ahora desesperadamente anticuada». Ya en 1988, Alfonso Sanz Alduán – Geógrafo, matemático y Técnico Urbanista – publicada “Elogio y censura de la peatonalización de los centros históricos”, uno interesante estudios sobre los pros y contras de los procesos de peatonalización de las ciudades en España.

Coincide con el sentimiento que se ha adueñado de la población en los últimos años. Si has paseado por las pequeñas calles de un barrio céntrico de una gran ciudad, te habrás enfrentado con su mayor enemigo: el coche. Un vehículo que dificulta la tranquilidad del viandante cuando sus angostas aceras llegan al máximo de su capacidad con una persona.

“El automóvil, que una vez fue un instrumento de libertad, se ha convertido en una prótesis que pone en peligro nuestras vidas, malgasta nuestro tiempo y genera gases contaminantes”, comentaba Jeff Speck, planificador y diseñador urbano en una charla Ted.

Cuanto más caminable es una ciudad, mejores más fuertes son los lazos que se generan en la comunidad, desde apoyar al pequeño comercio hasta conseguir que los niños reafirmen sus relaciones sociales llegando al colegio a pie. Son palabras de Rocío Navarro en un reciente artículo publicado en La Vanguardia donde  explora Los beneficios de la ciudad “caminable”.

En todas las grandes ciudades del mundo se multiplican las iniciativas que replantear los diseños que las hicieron crecer durante décadas, sometiendo al ciudadano a las demandas de los vehículos. Ahora, tal vez impulsados por un múltiples factores, las ciudades retoman la recuperación de los espacios para el peatón, intentado devolver la ciudad a su legítimo dueño.

Así, vemos estudio muy interesantes como el llevado a cabo en Bilbao, “Movilidad, desigualdad y medio ambiente. Un análisis del proceso de peatonalización en Bilbao” que aborda y analiza la movilidad de las ciudades desde perspectivas poco frecuentes hasta el momento ya que tradicionalmente en los estudios de transporte lo que se ha hecho ha sido analizar para qué nos transportamos (ocio, trabajo, estudiar, compras…) y cómo resolvemos dicha necesidad de movilidad (en coche, en transporte público o andando). A partir de esta idea se evaluaba las características sociales de los desplazamientos así como el coste económico y medioambiental que se generaba. Esta forma tradicional de análisis presenta dos tipos de límites:

  • El primero, que no se analiza el problema de aquellos sectores que no son productivos y que tienen necesidades específicas (ancianos, amas de casa, parados…).
  • El segundo, que no se evalúa a aquellas personas que no se desplazan o que realizan viajes cortos (de barrio), un número bastante importante de la población como se verá en el siguiente capítulo.

Como novedad, este trabajo toma como unidad de análisis el hogar; la razón de esta decisión viene motivada por su capacidad explicativa. Que la población se traslade de una forma u otra, viene derivado por nuestra posición dentro del hogar. Si en el hogar existe un ingreso único, quien va utilizar el coche va a ser quien trabaja, el resto de la familia, los hijos, el amo/a de casa, los parados (si existen), o las personas mayores que puedan convivir en el núcleo familiar se convertirán en los cautivos del “transporte público”. En la medida que vayan incorporándose más ingresos en el hogar, el nivel de motorización se irá incrementando.

Podéis ver las interesantes conclusiones, muchas de ellas extrapolables a cualquier ciudad de España, aquí.

En Cartagena ya pasamos por nuestro particular proceso de peatonalización hace algunos años. Hoy pocos recuerdan la gran oposición que levantó esta obra en muchos colectivos. El tiempo pasa y muchos de los críticos ahora son fervientes partidarios o han dejado paso a nuevas generaciones que comprenden los nuevos modelos de ciudad y su formas de vivirla y explotarla comercialmente. Casi nadie duda que la peatonalización, los planes para rehabilitar edificios antiguos del casco histórico y los planes de actuación en zonas especiales (estos últimos en menor medida y con muchos más problemas) han supuesto un punto de inflexión para la revitalizar el centro. Cartagena sigue siendo en este tema pionera en la Región de Murcia, donde muy pocas ciudades o pueblos se han atrevido a realizar este tipo de transformaciones urbanas, menos de este calibre, y finalizarlas con éxito.

Peatonalización de la C/ Mayor - Cartagena

 

El gran reto al que se enfrenta ahora el Ayuntamiento de Cartagena es lograr que este nuevo desperar del centro histórico de Cartagena sea compatible con la vivienda habitual de sus vecinos y evitar que este se quede como un cascarón vacío donde los únicos pobladores son tiendas, bares y oficinas. Los residentes (no la gente que viene de paso) mantienen la trama social y urbana los barrios, de la ciudad. Si ellos abandonan el espacio urbano, cualquier zona, por mucha intervención que se haga, es fallida.

Publicaciones relacionadas:

Comprar casa y ser joven es compatible

Comprar casa y ser joven es compatible. Está claro que tendrás que ajustar tu presupuesto y hacer...

Continuar leyendo

La revolución verde llega a la construcción

La revolución verde llega a la construcción y nuestras casas se verán transformadas por ello...

Continuar leyendo

Gana dinero con tu casa de la playa

En España, el 30%  de los hogares tiene una segunda vivienda en propiedad según la 'Encuesta...

Continuar leyendo