Compare Listings

Trucos para vender tu casa más rápido y mejor

Trucos para vender tu casa más rápido y mejor

Cuando decides vender tu vivienda te enfrentas a varios retos. No solo tienes que definir el precio, también cómo piensas venderla y el tiempo, el esfuerzo y el dinero que estás dispuesto a invertir en el proceso para maximizar el beneficio.

La compraventa de viviendas se ha vuelto a incrementar. Aunque el mercado de obra nueva está subiendo, en la mayoría de ciudades el más activo es el de vivienda de segunda mano. Pero el proceso de venta no es tan fácil como poner un cartel en el balcón o en un portal de internet y sentarte esperando que lleguen los compradores a pagarte lo que pidas. La realidad es que el poder adquisitivo de la mayoría de la población ha disminuido durante estos años de crisis y esto, unido a las mayores exigencias que los bancos para dar créditos, hace que los posibles clientes sean mucho más exigentes en su búsquedas y ofertas.

Por ello, antes de salir al mercado, tendrás que resolver con cuidado algunas cuestiones: ¿sabes cual el precio justo de tu vivienda? ¿tienes claro los beneficios de contratar una agencia inmobiliaria o intentarás vender por tu cuenta? ¿vas a dejarla como está o invertirás algo en reparar algunos defectos o mejorar su aspecto para intentar aumentar el precio?

1. Tu vivienda vale lo que paguen por ella, no lo que tu pidas
Uno de los aspectos más difícil de cualquier venta es fijar el precio y en una vivienda más todavía ya que mezclamos un factor emocional. Como dice Olga Candela, de VivirCartagena, “el primer paso es tener claro que el comprador no paga por tus recuerdos ni por esos años maravillosos que has vivido en ella”. Es hora de hacer números. Busca viviendas como la tuya, en la misma zona, de los mismos m2, dormitorios, características, etc. y haz una media de precios. No fijes un precio por encima de esa cifra pensado que podrás rebajar. Mejor salir al mercado un poco por debajo que más caro que los demás. Eso aumentará tus posibilidades.

Ahora llega “la prueba del algodón”. Cuando la pongas a la venta, el mercado te dará 3 indicadores básicos. Si tienes una vivienda bonita y nadie llama, eres caro; si llama mucha gente y tienes visitas pero no terminas de concretar, tu piso tiene problemas, necesita un cambio de cara, arreglos o cambiar la forma de presentarlo; si no tienes ni llamadas ni visitas, tienes que replantear toda tu estrategia de venta.

2. ¿Contratar una agencia o venderla solo?
Si cuentas con una agencia, te recomendamos que expliques tus necesidades de forma clara y que pidas que la agencia te exponga sus servicios y costes igualmente. Las agencias pueden asesorarte sobre el precio más adecuado, ofrecer información sobre los gastos e impuestos que tendrá la venta, reportajes fotográficos, home staging, reformas, difusión en portales inmobiliarios especializados y redes sociales, etc. ¿Vender en exclusiva? Rosa Mª Saura asesora de VivirCartagena, es partidaria de las exclusivas “siempre que la agencia ofrezca un valor añadido, es decir, servicios extras». Eso sí, los compromisos deben ser por un tiempo determinado, comprobables y si no se cumplen, cancelables. Otra opción es trabajar con varias agencias y que estas hagan una labor de asesoramiento.

3. Marca objetivos y límites: Precio y tiempo
Ya has establecido un precio de salida. Ahora debes definir un precio mínimo por debajo del cual no estás dispuesto a vender. Como en todo proceso de negociación, la prisa es mala consejera y no ayuda a obtener el mejor precio. Marca un plazo de límite y comienza la venta. En ese periodo deberías comenzar a recibir visitas y ofertas. Si no es así es que el precio de salida es demasiado alto y tal vez deberías pensar en bajarlo poco a poco hasta dar con el nivel de adecuado. Si tomaste la decisión de vender, poner un precio o unas condiciones fuera de mercado es igual a no querer hacerlo, entonces deberías pensar si merece la pena seguir con el proceso.

4. Piensa en tu casa como si tu fueras el comprador
Tu casa debe estar en las mejores condiciones para ser presentada. Tienes que reparar las manchas de humedad, los roces en la pintura de la pared, esa puerta que no cierra, las bombillas que no funcionan, las cortinas rotas… Hay un conjunto que pequeños desperfectos que se solucionan con muy poco dinero y que tienen un gran impacto en la percepción por parte del cliente de la calidad de la vivienda y por tanto, del precio que está dispuesto a pagar. ¿Verdad que no intentarías vender algo roto? Pues haz lo mismo con tu vivienda. Déjanos tu vivienda en exclusiva y te daremos, si lo deseas, un presupuesto de las pequeñas reparaciones que se podrían hacer en tu vivienda.

5. Despersonaliza tu vivienda
Este proceso tiene varias fases: despersonalizar, ordenar y limpiar. En primer lugar hay que eliminar todo lo que recuerde demasiado a ti o tu familia: fotos, colecciones muñecos, imanes, figuras o souvenirs de viajes. El objetivo es dejar una casa neutra con el fin de que la mayoría de los compradores puedan verse reflejados en ella. Nuestros recuerdos provocarán rechazo en muchos de ellos. Una vez que has dejado lo mínimo, toda ordenar y limpiar. Haz una limpieza profunda de la vivienda y ordena todo. No puede haber botellas o vasos encima de las mesas o de la encimera de la cocina. Guarda cubos y escobas, ordena cojines, haz muy bien las camas, deja los escritorios totalmente limpios, elimina todos los productos de las repisas de los baños, etc.

Es posible que puedas hacer todo esto tu pero si no se te ves con fuerza o con las ideas claras, nosotros podemos encargarnos de ello. La diferencia entre poner a la venta una casa “tal y como está” a una casa “preparada” puede ser adelantar varios meses la venta y ese es el objetivo, ¿recuerdas?

6. Vender es una carrera de fondo
Recuerda que solo los que aguantan, obtienen la victoria. El proceso de venta es una carrera de obstáculos y hay que estar preparado para ofrecer la mejor cara. Ten paciencia y da siempre lo mejor de ti a los clientes y a la agencia. Prepara la documentación necesaria para vender el piso. Ten la escritura dispuesta, el certificado energético, habla con claridad sobre los gastos de la comunidad o posibles derramas. Es mejor que des tu esa información a que se enteren por otras personas. Eso generará confianza y eso es la base fundamental de todos los negocios.

Publicaciones relacionadas:

Comprar casa y ser joven es compatible

Comprar casa y ser joven es compatible. Está claro que tendrás que ajustar tu presupuesto y hacer...

Continuar leyendo

Todo lo que necesitas para vender tu casa

Si has decidido vender tu casa deberías preparar todos los documentos necesarios para poder...

Continuar leyendo

Tu estilo de vida define la vivienda que necesitas

El mercado inmobiliario se mueve y el estilo de vida de los clientes define el tipo de viviendas...

Continuar leyendo